Skip to main content

Terminamos la remodelación

Ha pasado un año desde que nos entregaron el departamento e iniciamos la remodelación, han sido 52 largas semanas, 12 meses de polvo, escombros y ruido, Maestros, materiales y facturas interminables que por fin acabaron y hoy puede verse como lo planeamos, como nuevo, como nuestro. 

Todo esto no se hubiera podido lograr sin el cariño y dedicación de personas maravillosas que de una u otra forma colaboraron a que este sueño se hiciera realidad.

Gracias Glenda y Jimmy por ser los Supervisores Virtuales del Proyecto, por estar pendientes de cada detalle, valoro su tiempo, su consejo y su soporte, ustedes pusieron un granote de arena  con su buen gusto, su entrega y y su paciencia y se los agradezco enormemente. 

Gracias a mi amiga Adri, a Patty y a Cris y a Carlitos que desde sus celulares aguantaron las mil fotos de cada pared derrumbada por aquí y ventana abierta por allí, que compartí con ustedes y tan gentilmente celebraron; por que por cada paso que daba, me regalaban una carita feliz, gracias por ser parte de esta alegría.

Gracias tíos: Melita y Oscar, Michita y Milton, y Anita, por alegrarse de corazón.

Un gracias especial a mis primos: Miltón Javier por tu tiempo y tu guía y Mogui por tus palabras, tu confianza y tu Fé.

Gracias Martinita por preguntarme siempre "Cómo va tu depar Tía Ma"? y por  trasmitirme todos los tips de decoración de la tele, míralo ahora, te hice caso y hoy es todo blanco combinado con los pisos cafés que sugeriste.

Gracias Perita por acolitar a reemplazar a mi mami en la casa para que pudiera venir al depar y por tener paciencia.

Los sueños con trabajo se cumplen, gracias Agip Oil Ecuador, sin ti este día hubiera sido solo un sueño.

Un gracias infinito a mis papás que fueron mi apoyo incondicional, por ver el potencial que tenía el depar a pesar de los mil muebles que había cuando lo vinimos a conocer. Gracias a Héctor - mi Papito por manejar continentes en busca de cada acabado que hoy reviste este lugar, por tu paciencia, por cada lámpara que colocaste, por la leña que cortaste, por despejar la terraza, pero especialmente por ser el Contador de la Obra, aún cuando te cuestan los números más que a mi, gracias por todo.

Y un gracias especialmente dedicado a Alicia - mi Mamá que ha sido la Residente de Obra, mi soporte, mi abasto de energía inagotable y de paciencia infinita en esta locura llamada remodelada:

- Por ser la persona que más confió en mi para llevar a cabo este proyecto
- Por no perder la fuerza y el entusiasmo cuando terminar parecía inalcanzable
- Por no dejarme botar la toalla a mitad del proyecto
Pero principalmente por sonreír con cada avance de la obra que el día de hoy por fin ve la luz,
y gracias por la vista con la que algún día despertaré cada mañana.

Familia y amigos, que esta sea la primera de muchas visitas. 

¡Bienvenidos, ésta es su casa!

Madeleine

Comments

Popular posts from this blog